Abinader lamenta no haber logrado comprensión en la Comunidad Internacional sobre crisis haitiana

WASHINGTON, EE UU.- El presidente Luis Abinader dijo este jueves en la sede la Organización de Estados Americanos –OEA- que desde la salida de la Misión de la Estabilización de la ONU en Haití, el gobierno dominicano ha insistido en la creación de mandatos multidimensionales fuertes, financiados de manera apropiada y que atendieran de manera prioritaria las necesidades definidas por las autoridades haitianas.

Expresó que República Dominicana participó del proceso de discusión y negociación de los términos del mandato de la misión política de las Naciones Unidas que se instaló en Haití en el año 2020, pero dos años como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU no fueron suficientes para lograr comprensión plena de la urgencia de una solución a la crisis haitiana.

Lamentó que el resultado de esta incomprensión es la crisis que se está viendo hoy en Haití.

Recordó que hace apenas unas semanas recibió el informe del secretario general de la OEA, Luis Almagro, sobre la situación en Haití, con palabras cargadas de realidad que se hicieron eco de un sentir colectivo que antes nadie había capturado de manera tan sucinta.

“Ahora es el tiempo de las acciones, de nuclear los esfuerzos y de impulsar procesos transformadores. Nos consta su esfuerzo y las gestiones que en favor de Haití usted viene realizando. También somos conscientes de lo que muchos de los países aquí reunidos a lo largo de los años hemos dispuesto en recursos humanos, económicos y técnicos para asistir en materia humanitaria, recuperación ante desastres naturales y de seguridad al pueblo haitiano. Entonces, ¿Qué ha faltado? Esa es la conversación que debemos tener”, indicó Abinader.

Dijo esperar que en la próxima Asamblea General de la OEA se creen las bases para un intercambio constructivo y fluido con el gobierno haitiano, la Organización de las Naciones Unidas, y todos aquellos que tengan el deseo y la voluntad de cooperar y asistir.

“Haití no puede esperar más: Su situación actual la podemos definir como «Una Guerra Civil de baja intensidad». Debemos actuar con responsabilidad y se debe actuar ahora. Una vez más, República Dominicana tiene la necesidad y el deber de reiterar que la más duradera y robusta respuesta a la crisis haitiana debería venir de los haitianos. Abogamos y deseamos que así sea, pero cada vez vemos más lejana la posibilidad de entendimiento y consenso en esa vecina nación”, proclamó.

Insistió en que en el ámbito multilateral, República Dominicana ha reclamado mandatos robustos de la comunidad internacional que permitan a las autoridades haitianas tener la asistencia y cooperación para superar la violencia y sus causas de manera urgente, fortaleciendo las capacidades de su Estado, lo cual, lamentablemente no ha sido posible hasta el momento.

“Es por ello, que hacemos un llamado a que esta Organización y su Secretario General jueguen un papel relevante en alcanzar los objetivos establecidos en la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, número 2645 del 15 de julio de este año. En ella, se reconoce y legitima el papel crucial que desempeñan los países vecinos, las organizaciones regionales y subregionales, incluyendo esta Organización de los Estados Americanos (OEA)”, agregó.

El jefe de estado dominicano citó una serie de elementos sobre cómo puede la OEA colaborar en la solución de la crisis haitiana.

“Primero: Haití ha solicitado cooperación para mejorar la seguridad de ciertas infraestructuras críticas, especialmente sus puertos y aeropuertos. República Dominicana ha acompañado este interés y ha respaldado todas las iniciativas que desde la Comisión Interamericana de Puertos se han concebido para materializar este objetivo. Hasta ahora, se ha logrado muy poco; esta es una acción urgente y se deben redoblar los esfuerzos.

Segundo: La Organización de los Estados Americanos (OEA) debe asistir en la creación mecanismos y capacidades relativas al control de armas y municiones que llegan a manos de las organizaciones criminales. Este tema es crítico y se encuentra entre los párrafos operativos de la resolución 2645 del consejo de seguridad de la ONU.Tercero: Que la OEA, coordine con países miembros y la ONU, la capacitación, entrenamiento y suministro controlado de las fuerzas de seguridad pública, es decir la Policía Nacional Haitiana. Cuarto: Tan pronto como las condiciones de seguridad lo permitan, es preciso colaborar con las autoridades haitianas para organizar un proceso electoral que dé como resultado un gobierno y autoridades electas con liderazgo, legitimidad y respaldo popular. La OEA debe continuar desempeñando acciones fundamentales en pro de unas elecciones democráticas, una de ellas es dotar de un adecuado registro civil a toda la población haitiana”, enumeró Abinader.

Dijo que si las Américas es una zona de paz se debe en gran medida al sistema interamericano, cuya columna vertebral es la OEA, que tiene hoy tanta vigencia como hace 74 años, donde se generan espacios de diálogo para armonizar sistemas jurídicos, fortalecer la protección de los derechos humanos y en general, crear valores democráticos compartidos.

“Creo firmemente, que esta organización tiene muchos frutos más que brindar a nuestros pueblos, e invito a todos nuestros gobiernos a seguir trabajando por reformarla. Todos nos enfrentamos a retos locales, regionales y globales, pero solo con una leal cooperación entre los Estados podremos dar respuesta adecuada a cada uno de estos problemas. Nuestro país siempre ha ofrecido más soluciones que problemas, y en esa línea vamos a seguir trabajando: aportando, dialogando por un continente en paz, más justo, inclusivo y solidario. Una América más próspera, justa y respetuosa de los derechos humanos, es el compromiso de la República Dominicana”, concluyó.

WASHINGTON, EE UU.- El presidente Luis Abinader dijo este jueves en la sede la Organización de Estados Americanos –OEA- que desde la salida de la Misión de la Estabilización de la ONU en Haití, el gobierno dominicano ha insistido en la creación de mandatos multidimensionales fuertes, financiados de manera apropiada y que atendieran de manera prioritaria las necesidades definidas por las autoridades haitianas.

Expresó que República Dominicana participó del proceso de discusión y negociación de los términos del mandato de la misión política de las Naciones Unidas que se instaló en Haití en el año 2020, pero dos años como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU no fueron suficientes para lograr comprensión plena de la urgencia de una solución a la crisis haitiana.

Lamentó que el resultado de esta incomprensión es la crisis que se está viendo hoy en Haití.

Recordó que hace apenas unas semanas recibió el informe del secretario general de la OEA, Luis Almagro, sobre la situación en Haití, con palabras cargadas de realidad que se hicieron eco de un sentir colectivo que antes nadie había capturado de manera tan sucinta.

“Ahora es el tiempo de las acciones, de nuclear los esfuerzos y de impulsar procesos transformadores. Nos consta su esfuerzo y las gestiones que en favor de Haití usted viene realizando. También somos conscientes de lo que muchos de los países aquí reunidos a lo largo de los años hemos dispuesto en recursos humanos, económicos y técnicos para asistir en materia humanitaria, recuperación ante desastres naturales y de seguridad al pueblo haitiano. Entonces, ¿Qué ha faltado? Esa es la conversación que debemos tener”, indicó Abinader.

Dijo esperar que en la próxima Asamblea General de la OEA se creen las bases para un intercambio constructivo y fluido con el gobierno haitiano, la Organización de las Naciones Unidas, y todos aquellos que tengan el deseo y la voluntad de cooperar y asistir.

“Haití no puede esperar más: Su situación actual la podemos definir como «Una Guerra Civil de baja intensidad». Debemos actuar con responsabilidad y se debe actuar ahora. Una vez más, República Dominicana tiene la necesidad y el deber de reiterar que la más duradera y robusta respuesta a la crisis haitiana debería venir de los haitianos. Abogamos y deseamos que así sea, pero cada vez vemos más lejana la posibilidad de entendimiento y consenso en esa vecina nación”, proclamó.

Insistió en que en el ámbito multilateral, República Dominicana ha reclamado mandatos robustos de la comunidad internacional que permitan a las autoridades haitianas tener la asistencia y cooperación para superar la violencia y sus causas de manera urgente, fortaleciendo las capacidades de su Estado, lo cual, lamentablemente no ha sido posible hasta el momento.

“Es por ello, que hacemos un llamado a que esta Organización y su Secretario General jueguen un papel relevante en alcanzar los objetivos establecidos en la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, número 2645 del 15 de julio de este año. En ella, se reconoce y legitima el papel crucial que desempeñan los países vecinos, las organizaciones regionales y subregionales, incluyendo esta Organización de los Estados Americanos (OEA)”, agregó.

El jefe de estado dominicano citó una serie de elementos sobre cómo puede la OEA colaborar en la solución de la crisis haitiana.

“Primero: Haití ha solicitado cooperación para mejorar la seguridad de ciertas infraestructuras críticas, especialmente sus puertos y aeropuertos. República Dominicana ha acompañado este interés y ha respaldado todas las iniciativas que desde la Comisión Interamericana de Puertos se han concebido para materializar este objetivo. Hasta ahora, se ha logrado muy poco; esta es una acción urgente y se deben redoblar los esfuerzos.

Segundo: La Organización de los Estados Americanos (OEA) debe asistir en la creación mecanismos y capacidades relativas al control de armas y municiones que llegan a manos de las organizaciones criminales. Este tema es crítico y se encuentra entre los párrafos operativos de la resolución 2645 del consejo de seguridad de la ONU.Tercero: Que la OEA, coordine con países miembros y la ONU, la capacitación, entrenamiento y suministro controlado de las fuerzas de seguridad pública, es decir la Policía Nacional Haitiana. Cuarto: Tan pronto como las condiciones de seguridad lo permitan, es preciso colaborar con las autoridades haitianas para organizar un proceso electoral que dé como resultado un gobierno y autoridades electas con liderazgo, legitimidad y respaldo popular. La OEA debe continuar desempeñando acciones fundamentales en pro de unas elecciones democráticas, una de ellas es dotar de un adecuado registro civil a toda la población haitiana”, enumeró Abinader.

Dijo que si las Américas es una zona de paz se debe en gran medida al sistema interamericano, cuya columna vertebral es la OEA, que tiene hoy tanta vigencia como hace 74 años, donde se generan espacios de diálogo para armonizar sistemas jurídicos, fortalecer la protección de los derechos humanos y en general, crear valores democráticos compartidos.

“Creo firmemente, que esta organización tiene muchos frutos más que brindar a nuestros pueblos, e invito a todos nuestros gobiernos a seguir trabajando por reformarla. Todos nos enfrentamos a retos locales, regionales y globales, pero solo con una leal cooperación entre los Estados podremos dar respuesta adecuada a cada uno de estos problemas. Nuestro país siempre ha ofrecido más soluciones que problemas, y en esa línea vamos a seguir trabajando: aportando, dialogando por un continente en paz, más justo, inclusivo y solidario. Una América más próspera, justa y respetuosa de los derechos humanos, es el compromiso de la República Dominicana”, concluyó.

Por: Francisco Javier Mena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.