Fuera del poder la FP y el PLD acercan sus discursos de oposición

Lo que no pudieron conseguir durante la pasada campaña electoral que en la que salieron derrotados el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y la Fuerza del Pueblo (FP) parece lograrse ahora cuando el presidente de la República Luis Abinader y su Partido Revolucionario Moderno (PRM) muestran sus garras para seguir en el gobierno más allá del 2024.

Autor: Lito Santana

Aunque la FP y el PLD se baten entre sí para ver cuál es la principal fuerza política de la oposición y tratar en base a esa condición de ganarse el favor del pueblo, entretejen un discurso opositor a las principales acciones del Gobierno, como si estuvieran coordinando a escondidas como enfréntalo. Así se demuestra ante cada iniciativa del ejecutivo y sus funcionarios de cara a los retos que enfrentan como gobernantes.

Uno de esos temas que unifican la posición de los peledeístas y los pueblistas es el del contrato de fideicomiso con el que el Gobierno busca ceder la administración de la Central Termoeléctrica Punta Catalina a la Fiduciaria Reservas.

En su oposición a esta decisión gubernamental la Fuerza del Pueblo se opuso con el argumento de “que República Dominicana adolece de normativas que aseguren la transparencia en la ejecución de fideicomisos públicos.

“No existen normas que aseguren, entre otras cosas, la transparencia de los procesos de compras y contrataciones, la regulación de los procesos de endeudamiento, la certeza de que los bienes públicos aportados a los fideicomisos permanecerán en manos del Estado”, señala la Fuerza del Pueblo.

Posición del PLD

“El Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) reitera que el contrato de fideicomiso carece de controles que permitan al Estado proteger su patrimonio y el interés público, por tanto, reiteró su reclamo al Poder Ejecutivo para que sea retirado del Senado de la República y se realicen las modificaciones necesarias para “que sea un contrato que ponga por encima de todo el interés del pueblo dominicano”. 

Tasa Cero a 67 productos de la canasta familia

Cuando el Poder Ejecutivo sometió a las Cámaras Legislativas el proyecto de ley ordinaria que establece tasa cero a 67 productos de la canasta básica familiar de manera provisional, por seis meses, la FP y el PLD unificaron sus discursos para oponerse a esta propuesta.

El diputado por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) Luis Henríquez, sostuvo que no se puede seguir dando exoneraciones ni privilegios a sectores productivos de República Dominicana y señaló que a la clase media y baja del país hay que buscarle fuentes de financiamientos para descargar la carga que llevan.

«Hay que trabajar para la gente, para reducirle el costo de la vida y no para beneficiar las empresas», detalló.

Posición Fuerza del Pueblo

La pieza sometida por el Ejecutivo trajo la reacción del portavoz del bloque de los diputados de Fuerza del Pueblo, Rubén Maldonado, el cual sustentó que ninguna de las medidas pueden ir en la dirección de afectar el aparato productivo de la República Dominicana.

Adelantó que no es posible establecer una medida que permita una injusta participación en el negocio de la comercialización de los productos comestibles.

Reforma a la Constitución

Otro de los temas que parecen acercar a la Fuerza del Pueblo y al Partido de la Liberación Dominicana es el de la Reforma Constitucional planteada por el Poder Ejecutivo. El primer escenario fue el Diálogo Nacional que lidera el Centro Económico y Social (CES).

De inmediato los representantes de los partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y Fuerza del Pueblo, se retiraron de los debates justificando de manera separada que es un «momento inoportuno» y que se deberían de enfocar en desarrollar las leyes que faltan por promulgar y realizar de la Constitución del 2010.

La Fuerza del Pueblo recalcó el rechazo de esa entidad política a la posible reforma al considerarla «innecesaria e inoportuna».

A su vez el miembro del comité político del PLD, José Dantes Díaz, quien explicó rechazarán la aprobación de la modificación constitucional porque no es una «prioridad» en las actuales circunstancias.

No hay dudas de que a parte de sus diferencias y sus siglas hay muy poca distancia entre las posiciones de estos dos partidos políticos, solo que sus principales dirigentes esperaron estar fuera del poder para acercar estas coincidencias en sus posturas políticas.

*Notas tomadas de varios medios de circulación nacional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.