27.7 C
Santo Domingo
miércoles, mayo 22, 2024

Francisco Alberto Caamaño Deñó elegido presidente constitucional en 1965

De lectura obligatoria

Brenda Guerrero
Brenda Guerrero
Periodista
Por: Agustín Cortés Robles

Proceso Electoral Mediante el Cual Francisco Alberto Caamaño Deñó fue Electo Presidente Constitucional de la República Dominicana, el 04 de mayo de 1965.

Importancia y Características de su Realización en ese Momento Histórico para el País.-

El reconocido periodista Bonaparte Gautreaux Piñeyro, presenta en su libro: “Santo Domingo, Guerra Patria 1965, mi memoria, una visión personal” ofrece la explicación con las pruebas debidamente documentadas de la elección presidencial de Francisco Alberto Caamaño. Todos los detalles del proceso eleccionario están condensados desde la página No. 305 hasta la No.330 de la referida obra bibliográfica. (Ediccion Editora Deño. Centenario, S.A. / 26 de enero, 2009, 589 paginas).

Como pueden constatar los lectores del presente texto, el libro de ese maestro del periodismo dominicano, se haya incluido en la bibliografía correspondiente, dada la importancia y veracidad de los hechos vividos por él sobre esa Gesta Patria de abril a septiembre de 1965.

Reseña Bonaparte Gautreaux Piñeyro que la fase que concluyó con la juramentación presidencial de Francisco Alberto Caamaño Deñó, inició con una llamada del profesor Juan Bosch desde Puerto Rico, el 3 de mayo, a primera hora del día.

Al saludarse como de costumbre ambos personajes, Gautreaux le dice: “Buenos Días, presidente”.

Inmediatamente Bosch responde: No, Gautreaux, ahora el presidente se llama presidente Caamaño.

Esa misma conversación, sigue explicando Gautreaux, sostuvo el profesor Juan Bosch, con el Coronel Caamaño Deñó, quien de inmediato se negó a aceptar tan extraordinaria designación, y sobre todo, con las responsabilidades que en ese momento conllevaba asumirlas. La conversación entre ambos líderes fue extensa y discurría entre convencer a  Caamaño y este negándose ante la propuesta del profesor Bosch.

La propuesta estaba hecha y al parecer fue una atinada y bien fundamentada estrategia del profesor Juan Bosch para que la contienda bélica y sus negociaciones continuaran bajo el mayor rigor institucional posible.

El profesor Bosch solicitó hablar con Héctor Aristy y le explicó la situación. Aparentemente, sostiene Gautreaux, el profesor Bosch había hablado con una parte importante de dirigentes del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), entre los que se encontraban: Lembert Peguero, Peña Gómez y Ledesma Pérez, quienes ese día se apersonaron a las oficinas administrativas del Comando Constitucionalista, y escucharon la conversación que Bosch sostenía con Héctor Aristy.

Al concluir la tarde de ese día, cuenta nuestro testigo de excepción, el Coronel Caamaño fue convencido y aceptó “dirigir el país en medio de una ocupación militar implacable tras sus objetivos estratégicos”.

Aun así el Coronel de Abril mantenía su punto de vista: “Nosotros no hemos luchado por puestos. El presidente es el profesor Bosch”.

La elección de Caamaño fue legal, pues como muy bien señala Bonaparte Gautreaux Piñeyro, para ello los trámites se hicieron tomando en consideración los criterios que para esos casos contemplaba la Constitución del 1963, la Carta Magna vigente de la Nación, y por la que se libraba en ese momento, la contienda bélica.

La Constitución establecía claramente el orden sucesoral de funcionarios electos ante un vacío de poder, y cito textualmente la nota que al respecto extrajo Gautreaux de la Constitución de la República de 1963 para darle carácter legal e institucional a la elección presidencial de Caamaño.

En caso de ausencia definitiva del presidente la República:

Saqué del escritorio un ejemplar de la Constitución de 1963 para confirmar lo que sabía: la sucesión presidencial. Mandé a buscar a José Mariano (El Oso) Peña, Secretario de Asuntos Campesinos del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Dominicano mientras encontraba en la Constitución el mandato que establece lo siguiente:

En caso de ausencia definitiva del Presidente de la República le sucede el Vicepresidente, si éste también falta le sucede el Presidente del Senado, si éste otro tampoco puede asumir la Presidencia de la República le corresponde al Presidente de la Cámara de Diputados. En caso de que ninguno de los funcionarios antes citados pueda asumir la Presidencia, el Congreso votará sobre una terna de miembros del partido que ganó las elecciones.

Pregunté a El Oso si tenía inscripciones del partido. Me respondió afirmativamente:

Sí. Ahora mismo.

Introdujo la mano derecha en el bolsillo del pantalón. Sacó una cartera y dentro había varias inscripciones del PRD en blanco y me entregó la inscripción, estábamos en el balcón del Comando Militar Constitucionalista. Llegué a mi escritorio. Llené la inscripción y Mariano la firmó.

A partir de ese momento Francisco Alberto Caamaño Deñó dejó de vestir las insignias correspondientes al rango de Coronel, como se puede ver en los miles de fotos que le tomaron entre el 3 de mayo y el 3 de setiembre, fecha en que resignó el mando en un acto multitudinario que llenó la plaza de la Fortaleza Ozama y calles aledañas.

Termina la cita.

 La Asamblea estuvo constituida por 17 senadores y 41 diputados, y cito los nombres de los asambleístas:

Los legisladores que integraron la Asamblea Nacional que eligió al Ciudadano Francisco Alberto Caamaño Deñó como Presidente Constitucional de la República fueron diecisiete (17) Senadores y cuarentaiún (41) Diputados.

El senador por La Vega, Francisco Gómez Estrella, Vicepresidente del Senado, en funciones de Presidente, y por lo mismo Presidente de la Asamblea Nacional.

Los legisladores participantes y firmantes fueron: Francisco Gómez Estrella, Antonio J. Tatem Mejía, Américo Espinal Hued, Sinforoso Pepén Solimán, Julio P. Valenzuela, Néstor Matos, José A. Robert, Osíades Mora Oviedo, Jesús María Mella, Juan Tomás Fernández, Luis María Tejeda Peña, Juan Antonio Tanguí Medina, Sinensio Lalane Demorizi, Pablo Rafael Casimiro Castro, Tomás Bobadilla, Nicasio Aybar y César Soto, senadores; y Arévalo Cedeño Valdéz, Mario Antonio Fernández Mena, Manuel Emilio(Quico) Ledesma Pérez, Lumen A. Adams Jesurum, Venustiano Almonte Liriano, Bienvenido Aquino Vargas, Arismendi Aristy Jiménez, Freddy Salvador Báez, Alejandro E. Bueno H., Miguel Angel De Camps, Domingo Cuevas hijo, Alfredo Zabullón Díaz, José Enrique Dorrejo Espinal, Augusto Duarte, Alcibíades Féliz Díaz, Manuel Fernández Mármol, Heriberto Frías hijo, Manuel Germán hijo, Jesús A. Gómez Rosario, Porfirio Gómez Batista, Gilberto Martínez y Martínez, Bartolomé Moquete Andino, Joaquín Ramón Morales Piantini, Persio Almonte Peguero Paulino, Francisco Peña González, Israel de Peña, Américo Pérez Mercedes, Roberto Ramírez, Rafael Reyes Valverde, Teófilo Juan Risk, Manuel de los Reyes Rivas Batista, Octavio Avidio Rodríguez Lara, Pedro María Solimán Bello, Migues Soto, Rogelio Vásquez Acosta, Alcides A. Veloz, Marino Villanueva Callot y Arístides Victoria José.

Los asambleístas votaron de la siguiente manera:

Francisco Alberto Caamaño Deñó cuarentainueve (49) votos

Luis Enrique Lembert Peguero cuatro (4) votos

Virgilio Mainardi Reyna tres (3) votos

Dos (2) votos fueron declarados nulos de un total de 58 depositados.

El acta de la elección está firmada por:

Francisco Gómez Estrella, Presidente

Arévalo Cedeño Valdéz, Vicepresidente

Manuel Emilio(Quico) Ledesma Pérez, Secretario

Antonio J. Tatem Mejía, Secretario

El acta fue publicada en el Número Especial Extraordinario de la Gaceta Oficial de fecha 4 de Mayo de 1965, bajo la dirección del doctor Rolando Cedeño Valdéz, Consultor Jurídico el Poder Ejecutivo. Uno de los primeros actos del Gobierno fue la reposición del nombramiento de todos los Gobernadores Provinciales y todos los Síndicos Municipales. Ninguno de ellos negó la aceptación, pese al peligro que representaba vivir en provincias y ser miembro importante del Gobierno en Armas.

Termina la cita.

 Los candidatos presidenciales que rivalizaron la candidatura de Caamaño, fueron: Luis Enrique Limbert Peguero, y Virgilio Mainardi Reyna.

Los votos obtenidos por cada uno de ellos, fueron los siguientes:

  • Francisco Alberto Caamaño Deñó : 49 votos
  • Luis Enrique Limbert Peguero : 4 votos
  • Virgilio Mainardi Reyna : 3 votos
  • Total de votos : 58 depositados

Dos (2) votos fueron declarados nulos.

El acta de la elección fue firmada por:

  • Francisco Gómez Estrella, Presidente.
  • Arévalo Cedeño Valdéz, Vicepresidente.
  • Manuel Emilio (Quico) Ledesma Pérez, Secretario.
  • Antonio J. Totem Mejía, Secretario.

La relación de ministros y funcionarios sugeridos por el profesor Juan Bosch, miembros importantes del PRD, así como colaboradores cercanos al nuevo presidente, fueron los siguientes y cito.

La sede del Colegio de Ingenieros estaba en la azotea del edificio Copello; allí se celebra la primera rueda de prensa concedida por el recién instalado Presidente Francisco Alberto Caamaño Deñó. En plena actividad sonó el teléfono. El salón era largo y estrecho; sólo ocupaba una parte de la azotea.

Tomé el teléfono y Bosch me dijo:

Gautreaux, copia los nombres que te dictaré y los cargos en los cuales deberán ser designados.

Y comenzó a dictar los primeros cuatro decretos que fueron firmados por el Presidente Caamaño Deñó:

  • Héctor Aristy Pereyra, Ministro de la Presidencia
  • Coronel Ramón Manuel Montes Arache, Ministro de las Fuerzas Armadas
  • Doctor Jottin Cury, Ministro de Relaciones Exteriores y
  • Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, Ministro de Interior y Policía.

Presenté los nombres al Presidente quien aprobó las designaciones y se procedió a preparar el decreto para la firma.

Habíamos pasado buena parte de la noche anterior intentando convencer a otras personas para que ocuparan puestos en el Gabinete del Presidente, algunos rehusaron con uno u otro alegato.

Termina la cita.

NOTA ESPECIAL:

En las elecciones generales del país el 20 de diciembre de 1962 correspondientes al período 1963-1967, el pueblo dominica y los partidos participantes tenían derecho a elegir 27 escaños del Senado, y 74 escaños de la Cámara de Diputados.

La mayoría absoluta en ambas Cámaras se obtenía con 14 escaños en el Senado y 38 en la Cámara de Diputados.

De esos dos cuerpos legislativos, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), obtuvo 22 senadores y 49 diputados en el proceso electoral. Con esa representación tenía mayoría absoluta en ambas Cámaras.

En la Asamblea del 4 de mayo de 1965, el Partido Revolucionario Dominicano tenía mayoría en ambas Cámaras, en consecuencia podía sesionar perfectamente para los fines para lo cual fue convocada ese día: Elección de un nuevo presidente constitucional de la Republica.

Para ese período presidencial que comprendía los años 1963-1967, la población total del país según datos arrojados por la Junta Central Electoral, era de 3,576,737 habitantes.  De ese total el padrón electoral contó con 1,658,033 electores. La votación alcanzó el 64.73% de los ciudadanos que ejercieron su derecho al escrutinio.

La cantidad de votos válidos alcanzó la cifra de 1,054,954 electores. Los votos nulos fueron 18,291.

En el sentido más amplio y preciso de la palabra, esta acción constitucional del gobierno en armas estaba amparada en procedimientos legales, criterios que con seguridad analizó el profesor Bosch desde su exilio en Puerto Rico para hacerle la propuesta al Coronel Caamaño aquel día 3 de mayo de 1965.

Para completar la legalidad del proceso, ese acto soberano del Estado Dominicano, fue publicado en el número especial y extraordinario de la gaceta oficial de fecha 4 de mayo de 1965, bajo la dirección del doctor Rolando Cedeño Valdéz, consultor jurídico del Poder ejecutivo.

Uno de los primeros actos del gobierno fue la reposición del nombramiento de todos los gobernadores provinciales, y todos los síndicos municipales. Ninguno de ellos negó la reposición, pese al peligro que representaba vivir en provincias y ser miembro importante del gobierno en armas, aclara Bonaparte Gautreaux Piñeyro.

La juramentación pública de Caamaño se llevó a  cabo el 4 de mayo de 1965 en horas de la mañana, señala Gautreaux en su texto de referencia, al leer un breve discurso (una sola página) ante el altar de la Patria, denominada también como plaza de la independencia en ese momento.

El texto contempló de su alocución al país, es el siguiente y cito:

«Honorables Representantes del Congreso…

«En esta hora dramática que vive la República, estoy consciente de que no hay ser humano capaz de resolver por sí sólo los ingentes problemas que gravitan sobre el lamentable estado socio económico de nuestra empobrecida República. Por tal motivo invito a todos los dominicanos, campesinos, obreros, estudiantes, profesionales, comerciantes, industriales, intelectuales y todas las clases de la comunidad dominicana a que cerremos una sola fila para probarle al mundo que no sólo hemos sabido luchar con las armas, sino que con honor y con dignidad reconstruiremos nuestra Patria.

«Es tan importante la labor para la reconstrucción de un país del más humilde de sus ciudadanos, como la del Presidente de la República.

«Tenemos que estar conscientes que en un pueblo que ha atravesado por momentos tan cruciales como los acontecidos en estos últimos días, no puede haber odios ni venganzas y sólo la Justicia podrá juzgar a los culpables, porque para reconstruir un país no puede haber revanchismo.

«Los gobiernos constitucionales, son gobiernos de derecho y en defensa de esos derechos se ha levantado el pueblo dominicano.

«Nosotros esperamos que las tropas de los EEUU abandonen lo antes posible nuestro país para que el nacionalismo del Pueblo Dominicano no se convierta en antinorteamericanismo. Tal medida la demandan los principios que forman el sistema jurídico interamericano, los convenios y tratados, diversos gobiernos amigos, la opinión pública mundial y toda la nación dominicana.

«La base del gobierno constitucional será la HONESTIDAD, para Poder hacer las reformas sustanciales que tanto necesita nuestra empobrecida patria, para así poder llevar la paz, la Libertad y la justicia al seno de la gran familia dominicana. ¡QUE DIOS NOS GUIE, DOMINICANOS! VIVA LA REP. DOM.»

Inmediatamente después de pronunciado el breve discurso, ante varios centenares de personas que se congregaron sin que hubiera una invitación previa, el Presidente Caamaño Deñó se dirigió al Comando Militar Constitucionalista de la calle Pina.

Salimos hacia el este, por la calle El Conde, hasta el edificio Copello, a una rueda de prensa. No volveríamos nunca más a despachar desde el local del Comando Constitucionalista: el Copello se convirtió en la sede de la Presidencia del Gobierno en Armas del 4 de Mayo, hasta la mañana del 3 de Setiembre de 1965.

Termina la cita.

En sus memorias sobre ese momento de la vida agitada de la Revolución Constitucionalista de abril del 1965, y en ocasión de la juramentación de Caamaño, señala Gautreaux, lo siguiente: Recuerdo que en la escasa página que tiene el discurso, intervinieron varias personas, entre otras, los hermanos Mario y Luis Armando Báez Asunción, Ramón Gabriel Ledesma Pérez, Héctor Aristy, José Aníbal (Joselo) Noboa Garnes, Euclides Gutiérrez Félix, y no sé cuántos compañeros más sugirieron palabras, giros, concluye el maestro del periodismo dominicano, Bonaparte Gautreaux Piñeyro

AGUSTIN CORTÈS ROBLES

- Advertisement -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí


- Advertisement -spot_img

Último artículo