“DESPACHANDO CON EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA” 

DESPACHO DEL PUEBLO DOMINICANO

En mi reunión semanal con el presidente de la República, le sugerí atender varios aspectos vitales que tanto él como la Comisión de Reforma Policial están descuidando en torno a readecuación y actualización de esa dependencia estatal. Entre los aspectos que entiendo son fundamentales de ese proceso, le externé los siguientes:

Construir destacamentos modelos en cada provincia, sector y municipio del país, bajo criterios y normas de profesionales de la construcción. Ese centro de atención a ciudadanos, no puede seguir siendo un ranchito de madera y zinc por demás alquilado y ubicado en un espacio poco estratégico de cada rincón del país.  

Esas casas de atención ciudadana modernas, deben pasar a ser propiedad del Gobierno Dominicano. Le dije al presidente, porque así me lo permitió ese día, que en más de un ochenta por ciento (80%) en esos cuarteles, no hay baños, ni duchas, ni cocina, ni armarios, ni áreas de recreación y descanso para los miembros de la Institución. Le externé además, que profesionales de la conducta y todo el Pueblo Dominicano han externado que esa labor es muy estresante, por lo que se hace vital contar con instalaciones mínimamente equipadas para que los agentes se sientan valorados por sus superiores y la Sociedad en sentido general.

Conversamos sobre los equipos y materiales de trabajo que modernamente requiere la institución policial para llevar a cabo su labor sin tener que llegar al enfrentamiento directo y físico con los ciudadanos. La policía Nacional y todos los demás institutos de carácter militar, deben ser dotados de una amplia infraestructura tecnológica, conectada a los organismos de inteligencia del país y del mundo.     

Por suerte el día que despaché con el señor Presidente de la República esta semana, me atendió ampliamente, pues solicitó a sus ayudantes y asistentes, permitirles sostener este diálogo sincero y abierto conmigo para escuchar de primera voz, detalles de la Nación que funcionarios de su gestión tienen temor en tratarle, o entienden que esas nimiedades de la cosa pública no son trascendentes, en consecuencia, no afectan el desarrollo sostenido de la Nación.

Al invitar a salir de su despacho esos personajes tan valiosos de su gobierno, el presidente me dijo que continuara con el tema, que disponía de por lo menos diez

(10) minutos más antes de retomar su agenda laboral habitual. 

Aproveché para motivarlo a construir un nuevo Palacio de la Policía Nacional en cualquier parte de la ciudad capital. La edificación actual luce destartalada, llena de cables inservibles, escaso parqueo y peor espacio laboral. Además, ese lugar representa la represión insolente en su máxima expresión. El señor Presidente vio bien la sugerencia, me dijo que la estudiaría con sus asesores, para tratar de hacer posible esas infraestructuras en la institución policial durante el desarrollo del año en curso. Aunque tengo ese acceso semanal con el Presidente de la República nunca aprovecho para tratarle asuntos personales o familiares. Los temas son generales, especialmente sobre inquietudes y necesidades de todo el país.

En el intercambio de inquietudes de esta semana le dije que escuchara el sentir del Pueblo con relación a la propuesta de venta de Punta Catalina mediante un fideicomiso. Que ese tema necesita ser analizado profundamente, y que él fue electo por el Pueblo, condición que lo obliga a escuchar sin reparo alguno, voces de grupos sociales que claman por mantener altos niveles de transparencia en ese y otros aspectos del Estado.

Casi al finalizar le traté la necesidad de que su gobierno valore la celebración de las distintas Efemérides Patrias este año y siguientes, pues un grupo de malos dominicanos ha apostado y continúan apostando a que la Sociedad Dominicana olvide tantos hombres y mujeres valiosas a través de los cuáles se edificó esta gran Nación.

Me contestó que habían ciertas limitaciones económicas que a principio de año limitaban el gasto público. Que incluso mediante el Decreto No.3-22 que ratifica gran parte de las medidas tomadas para la racionalización del gasto público contempladas en el Decreto: 396-21, había retomado esas medidas. Le externé al presidente que una decisión como esa jamás puede afectar los actos que las siguientes instituciones: Ministerio de Cultura, Ministerio de Educación, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de la Mujer, Ministerio de la Juventud, Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, Ministerio de las Fuerzas Armadas, Ministerio de la Presidencia de la República y la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, deben llevar a cabo para recordarle al Pueblo Dominicano la calidad humana y el sacrificio que tantos dominicanos hicieron para legarnos esta media isla en libertad.

Le aclaré al primer ejecutivo de la Nación que éste es un momento para asumir sacrificios económicos, pero estos no deben llegar a niveles tan exagerados como esos, pues de alguna forma debemos reconocer y difundir ampliamente el esfuerzo con que esos grandes patriotas enfrentaron diversas luchas intestinas y al grosero invasor.

Aunque tocaron la puerta varias veces, el presidente no autorizó la entrada de los interesados: Paliza, Macarrulla, Peralta y Beltrán. Pensó en esas inquietudes históricas que le expresé, quedó pensativo y me dijo que las iba a discutir con los incumbentes principales de las instituciones señaladas para implementarlas como es debido.

Nos trajeron sendas tazas de café y un poco de agua, momento en que charlamos sobre los temas a tratar el miércoles de la próxima semana. Peralta, Beltrán, Paliza y Macarrulla fueron dejados entrar al despacho y compartieron con nosotros. Delante de ellos dejamos pendientes los siguientes temas:

  1. Cambios de funcionarios el próximo 27 de febrero.
  2. El caso del Comité Olímpico Dominicano.
  3. El precio de los combustibles.
  4. El Turismo Dominicano.
  5. Punta Catalina.   
  6. Los altos precios de la Canasta Familiar.   

Por: Agustín Cortés Robles 

Ciudadano común del país.

Brenda Guerrero

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *