Miles despiden a Benedicto XVI en funeral celebrado por papa

Por NICOLE WINFIELD, GIADA ZAMPANO y FRANCES D’EMILIO

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — Con un repique de campanas, miles de fieles, líderes políticos y el propio papa dieron el último adiós el jueves a Benedicto XVI, el teólogo alemán que hizo historia al retirarse del cargo, en una inusual misa de réquiem por un pontífice muerto presidida por su sustituto.

La multitud aplaudió cuando los portadores sacaron a hombros el ataúd de ciprés de Benedicto de la basílica de San Pedro, envuelta en la niebla, y lo colocaron ante el altar instalado en la enorme plaza exterior.

Francisco, ataviado con los ornamentos de color carmesí propios de los funerales papales, inició la misa con una oración y la cerró una hora más tarde con una bendición solemne del sencillo féretro, decorado únicamente con el escudo de armas del papa emérito. Más tarde, fue enterrado en las grutas vaticanas.

Jefes de Estado y miembros de la realeza, clérigos de todo el mundo y miles de fieles acudieron en masa al Vaticano a pesar de los pedidos del papa emérito para una despedida sencilla y de los esfuerzos de la Santa Sede por hacer que el primer funeral de un para emérito en los tiempos modernos fuese discreto.

Muchos procedían de la Baviera natal del excardenal Joshep Ratzinger y vestían trajes tradicionales que incluían abrigos de lana para protegerse del frío matutino.

“Hemos venido a rendir homenaje a Benedicto y queríamos estar hoy aquí para despedirnos”, dijo Raymond Mainar, quien viajó desde una pequeña localidad al este de Múnich para el funeral. “Fue un papa muy bueno”.

El papa emérito, que falleció el 31 de diciembre a los 95 años, está considerado como uno de los grandes teólogos del siglo XX y dedicó su vida a defender la doctrina de la Iglesia. Pero pasará a la historia por un anuncio singular y revolucionario que cambió el futuro del papado: se convirtió en el primer papa en retirarse en seis siglos.

Ignorando los llamados al decoro al final, entre la multitud algunos sostenían pancartas o gritaban ”¡Santo Subito!” (”¡Santidad ya!”), en una repetición de los cánticos espontáneos durante el funeral por San Juan Pablo II en 2005.

El papa emérito, que falleció el 31 de diciembre a los 95 años, está considerado como uno de los grandes teólogos del siglo XX y dedicó su vida a defender la doctrina de la Iglesia. Pero pasará a la historia por un anuncio singular y revolucionario que cambió el futuro del papado: se convirtió en el primer papa en retirarse en seis siglos.


Francisco ha elogiado su valentía para hacerse a un lado y apuntó que “abrió la puerta” a que otros hagan lo mismo.

El Vaticano dijo que a la misa del jueves asistieron unas 50.000 personas, y que alrededor de 200.000 pasaron por la basílica durante los tres días que albergó la capilla ardiente.

Solo Italia y Alemania fueron invitados a enviar delegaciones oficiales, pero otros líderes aceptaron la oferta del Vaticano y acudieron a “título privado”. Entre ellos había varios jefes de Estado más, al menos cuatro primeros ministros y dos delegaciones de casas reales. Además, varios patriarcas ortodoxos se unieron a los 125 cardenales sentados junto al altar y la Iglesia ortodoxa rusa envió a su responsable de asuntos exteriores.

Entre los asistentes estaba el cardenal de Hong Kong Joseph Zen, quien obtuvo un permiso especial judicial para acudir al evento. Zen fue detenido en mayo en virtud de una ley de seguridad nacional china por presunta colaboración con fuerzas extranjeras debido a su participación en un movimiento prodemocrático ahora silenciado. Tras su detención, las autoridades le retiraron el pasaporte.

Muchos de los confidentes del fallecido papa estuvieron presentes en la misa y el arzobispo Georg Gaenswein, quien fuera su secretario durante muchos años, se inclinó y besó una copia de los Evangelios que estaba abierta sobre el féretro antes del inicio del funeral.

A primera hora del jueves, el Vaticano hizo pública la historia oficial de la vida de Benedicto XVI, un breve documento en latín que fue colocado en un cilindro metálico dentro de su ataúd antes de ser sellado, junto con las monedas y medallones acuñados durante su papado y sus estolas de palio.


El documento presta una amplia atención a su histórico retiro y se refiere a Benedicto como “papa emérito”, citando textualmente la frase en latín que pronunció en su anuncio del 11 de febrero de 2013.

Francisco no hizo ninguna mención específica al legado de su predecesor en su homilía y sólo pronunció su nombre una vez, en la última frase, empleando en su lugar una reflexión sobre la voluntad de Jesús de entregarse a la voluntad de Dios.

“También nosotros, aferrados a las últimas palabras del Señor y al testimonio que marcó su vida, queremos, como comunidad eclesial, seguir sus pasos y confiar a nuestro hermano en las manos del Padre”, dijo Francisco.

El legado de Benedicto XVI se vio empañado por el escándalo de los abusos sexuales cometidos por el clero, a pesar de que reconoció antes que la mayoría la “inmundicia” de los sacerdotes que violaban a niños y sentó las bases para que el Vaticano los castigara.


Después de la misa, el féretro de ciprés de Benedicto XVI fue colocado dentro de otro de zinc, que a su vez quedó dentro de un tercer ataúd de roble antes de ser enterrado en la cripta que está debajo la Basílica de San Pedro, donde en su día estuvo la tumba de San Juan Pablo II antes de ser trasladada al piso superior.

Aunque el funeral fue inusual, tiene precedentes: en 1802, el papa Pío VII celebró en San Pedro el funeral por su predecesor, Pío VI, quien había fallecido en el exilio en Francia en 1799 como prisionero de Napoleón.


La periodista de The Associated Press Trisha Thomas contribuyó a este despacho.

Brenda Guerrero

Periodista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *