Familia de abogado Basilio Guzmán no ha podido señalar a ningún posible agreso

La familia del extinto abogado Basilio Guzmán, ultimado a tiros el pasado 20 de junio en el portal de su residencia ubicada en los Cerros de Gurabo, se expresó por primera vez en torno al hecho, calificando como indescriptible lo acontecido y los sentimientos que les embargan ante esta tragedia familiar.

La familia Guzmán Rodríguez indicó que en torno al hecho aún no han podido señalar a ningún posible agresor, aunque han sido informados de que el jurista recibió amenazas por personas relacionadas a procesos que tenía a su cargo.

“A pesar de que, hasta el momento, las autoridades no han completado el proceso investigativo, valoramos que se está desarrollando una investigación con calidad y confiamos en que obtendremos respuestas y podrán ser identificados los responsables de este incalificable hecho”.  

Apuntaron que sobre el suceso y la persona de Basilio Guzmán se han vertido públicamente informaciones totalmente falsas que deben ser aclaradas, entre ellas, que su residencia y oficina fueron allanadas, lo cual no es cierto, así como que en una ocasión intentaron matarlo. “La realidad es que hace más de veinte años se emprendió una acción con el propósito de amedrentarlo, siendo este el alcance específico de ese acontecimiento. Amigos cercanos le recomendaban ser más cauto con su seguridad y protegerse, sin embargo, Basilio siempre decía que el alcance de los procesos eran los tribunales. Tampoco es cierto que el hermano de Guzmán fuera asesinado como se ha comentado, cuando la verdad es que falleció como consecuencia de un accidente de tránsito”.

El jurista estaba casado con Yohanna Rodríguez de Guzmán, y sus hijos son Basilio Guzmán Gómez y Steffany Guzmán Gómez, de 32 y 28 años respectivamente; Basilio Guzmán Torres de 22 años; y Johan Basilio Guzmán Rodríguez, de 20 años.

Su esposa e hijos lo describen como una persona singular que integraba a un hombre firme, solidario, disciplinado y de rigor, con un ser humano cariñoso, cuidador, consejero, buen esposo y padre, de atención y presencia en todos los temas que concernían a su familia.

Desde la pesquisa preliminar las autoridades descartaron la hipótesis de un posible robo debido a que el licenciado Guzmán no fue despojado de su reloj y sortija de matrimonio, además de que los sujetos no penetraron a su domicilio a pesar de que la puerta de acceso a la misma se encontraba abierta. La precisión con la que se cometió el hecho da cuenta de un seguimiento que permitió conocer las rutinas del jurista y la ruta idónea de escape, pues la calle donde ocurrió el lamentable acontecimiento está constantemente custodiada. Desde el momento del asesinato, la residencia del abogado ha sido visitada por familiares, colegas, personalidades de los diferentes ámbitos de la sociedad y amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *