Trump estará en Suiza al inicio de su juicio político .

Lejos de acalorarse, el presidente estadounidense, Donald Trump, estará en Davos, una elegante estación de esquí suiza, cuando el Senado escuche los argumentos iniciales en su juicio político la próxima semana.

Trump está tan seguro de que la mayoría de su Partido Republicano lo respaldará que no ve ningún riesgo en viajar a Suiza para el Foro Económico Mundial anual que comienza el martes, justo cuando los legisladores se reúnen para el histórico proceso.

Empresarios

“Voy a ir a Davos. Me reuniré con los líderes empresariales más grandes del mundo para que vengan aquí. También me reuniré con líderes extranjeros”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca el jueves, día en el que su juicio comenzó formalmente.

En tanto, a los senadores en Washington, en el inicio del juicio, le estárá prohibido hablar con la persona de al lado, usar el teléfono celular o salir del recinto.

Esas son las reglas del Senado durante el juicio político al presidente Donald Trump.

El proceso comenzará con una antigua frase procedimental: “A todos los presentes se les ordena mantener silencio, so pena de encarcelamiento”. Seguidamente, los 100 senadores tendrán que sentarse en sus escritorios durante horas para escuchar a la parte acusatoria, a los abogados de Trump y posiblemente a varios testigos.

Fue en 1868 la primera vez que se usó esa proclama, en el juicio al presidente Andrew Johnson, pero obviamente en ese entonces los legisladores no podrían imaginarse el frenético pulso de la era moderna.

El vertiginoso ritmo de la política actual ni siquiera hubiese sido previsible en 1999, en el proceso contra Bill Clinton, cuando ni siquiera existían los smartphones.

Es así como en el 2020 los senadores tendrán que desconectarse del mundo y prestar atención en silencio. Usualmente locuaces, los senadores en esta ocasión no podrán si quiera conversar con la persona de al lado ni caminar por ciertas áreas de la cámara alta.

Si bien es posible que algunos senadores se quejen de las restricciones -y quizás las violen a veces- todos coinciden en que las normas están justificadas debido a que estarán ejerciendo su máxima responsabilidad: considerar si hay mérito para que el presidente de Estados Unidos sea removido del cargo.

 El proceso “merece nuestra total atención”, declaró el senador demócrata Chris Coons.

DETALLES

Confianza. No hace mucho tiempo, Trump podría haber estado más nervioso por dejar su destino en manos de legisladores republicanos.

En Davos. El campo estará despejado para que Trump haga lo que mejor hace: promocionar sus logros y atraer la atención.

El rey. Tres años en la Casa Blanca suponen una gran diferencia. Hoy Trump es el rey indiscutido del Partido Republicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *